Reportaje de ONU Medio Ambiente destaca estilo de vida sostenible de jóvenes de Bogotá.

A continuación el reportaje:

El año 2050, 66% de la población humana vivirá en ciudades, 12% más que en 2015. La urbanización tiene muchas ventajas, por ejemplo, en términos de eficiencia energética, distribución de recursos y provisión de servicios básicos, pero ninguno de estos objetivos se logrará si las ciudades continúan siendo diseñadas y construidas de la forma en que lo han sido hasta ahora.

Un estudio reciente del Panel Internacional de Recursos de ONU Medio Ambiente, denominado  El Peso de las Ciudades, advierte que la cantidad de recursos naturales y materias primas que las ciudades usan cada año aumentará en 125% si no se realizan cambios en nuestros patrones de consumo y producción. Pasarán de 40 mil millones de toneladas en 2010 a casi 90 mil millones de toneladas en 2050. Eso es más de lo que el planeta puede proporcionar de manera sostenible.

En Bogotá, la capital de Colombia, grupos de jóvenes ya están abordando este desafío global a nivel local, a través de proyectos innovadores que fomentan el uso eficiente de los recursos naturales.

El proyecto “#EnModoAcción”, desarrollado por la Universidad El Bosque y ONU Medio Ambiente, busca visibilizar y replicar las iniciativas de jóvenes bogotanos que promueven estilos de vida sostenibles en áreas como movilidad, alimentación, vivienda, bienes de consumo y ocio.

Diana Martínez y Diego Ospina son dos de estos emprendedores que trabajan por una Bogotá más amigable con el medio ambiente y que consideran que el cambio empieza por las pequeñas decisiones del día a día.

Los dos han emprendido negocios muy distintos, pero con un objetivo común: reducir la huella ambiental de los más de 8 millones de personas que viven en la capital colombiana.

Martínez cofundó hace un año la compañía Bioambientar y el movimiento #CompostarColombia, a través de los cuales fomenta el manejo adecuado de los residuos orgánicos, como los restos de alimentos, y promueve la agricultura urbana y el compostaje doméstico y a gran escala.

“En Bogotá se producen al día 7.000 toneladas de residuos sólidos, de los cuales 60% son restos orgánicos que van a parar a vertederos, emiten gases de efecto invernadero y contaminan suelos y aguas subterráneas al descomponerse a cielo abierto”, indica.

La joven ha desarrollado junto a su equipo un proceso biotecnológico que permite reducir el tiempo de descomposición de estos desechos de 6 meses a 10 días. Entre sus clientes hay restaurantes y supermercados, que les encargan el compostaje y así mejoran sus programas de responsabilidad social ambiental. El equipo también ofrece cursos de compostaje doméstico y enseña a construir huertos urbanos libres de pesticidas.

El campo de Ospina es la movilidad. Hace ocho años fundó Mejor en bici y desde entonces se dedica a convencer a los bogotanos sobre las bondades del pedaleo.  Los principales clientes de la compañía son empresas que alquilan flotas de bicicletas para que sus empleados puedan moverse de manera gratuita y limpia.

“Creo que la bicicleta es la solución al problema de los embotellamientos en Bogotá porque nos permite llegar antes a los sitios donde vamos. La municipalidad estima que los bogotanos pasamos un promedio de 22 días al año metidos en el tráfico. Es espeluznante”, lamenta.

El uso de la bicicleta, apunta Ospina, mejora la salud de las personas, fomenta el ejercicio físico y, sobre todo, evita que contaminemos el aire que respiramos.

“Las ciudades latinoamericanas hemos dado todo el poder a los automóviles y hemos acabado destruyéndonos. No hemos dejado espacio para los parques, para los peatones. Nos hemos olvidado de los seres humanos. Es el momento de reconquistar el espacio perdido”, asegura.

El proyecto #EnModoAcción comenzó hace un año y desde entonces más de 600 jóvenes se han involucrado en sus distintas actividades, entre ellas ferias, talleres, mercados, seminarios y concursos en las redes sociales.

“Los jóvenes tienen un compromiso ambiental creciente. Aun así, hemos encontrado que casi la mitad de los jóvenes que han participado en nuestras actividades desconocen los impactos ambientales que generan sus hábitos y es ahí donde queremos incidir”, reconoce Luis Miguel Casabianca, investigador de la Universidad El Bosque.

Además de las iniciativas de Diana y Diego, el proyecto promociona una veintena de interesantes ideas como Clothe Moda Sostenible, que busca prolongar el ciclo de vida de las prendas de ropa a través del trueque; la Red de Mercados Agroecológicos, enfocada al empoderamiento de los campesinos locales y el canal de YouTube Nana Murcia, donde se comparten consejos para llevar un estilo de vida más sostenible.

“En América Latina, 80% de la población vive en ciudades, somos una de las regiones más urbanizadas. Es necesario adoptar enfoques innovadores que ayuden a aumentar la eficiencia de recursos, pero estos cambios no se lograrán si no transformamos los estilos de vida individuales en las comunidades urbanas”, sostiene la coordinadora regional de Eficiencia de Recursos de ONU Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, Adriana Zacarías.

“A través de este proyecto esperamos fortalecer las capacidades y aptitudes de aquellos jóvenes que ya se encuentran generando sociedades sostenibles e incentivar a otros para que, por medio de la innovación, generen soluciones alternativas a los retos ambientales del presente”, añade.

En marzo de 2019, tendrá lugar en Nairobi, la cuarta reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que reunirá a los países del mundo para discutir sobre soluciones innovadoras a los desafíos ambientales y producción y consumo sostenibles.

 

Fuente: ONU Medio Ambiente.

Anuncios

Cómo la prohibición de importar plástico en China puede ayudarnos a ganarle la batalla a la contaminación (reportaje ONU Medio Ambiente).

Cuando China decidió prohibir las importaciones de desechos plásticos a fines del año pasado, sorprendió a los principales exportadores de estos redisuos. Según el Worldwatch Institute, el promedio de norteamericanos o europeos consume 100 kilogramos de plástico cada año y a nivel mundial solo 14% de los residuos plásticos se reciclan.

Las máquinas de reciclaje actuales no pueden separar los plásticos en formas reutilizables, por lo que los residuos plásticos eran prensados en pacas y enviados a China, donde el plástico reciclable se recoge manualmente y se reutiliza.

Las importaciones de desechos de plástico han tenido un impacto desastroso en el medio ambiente y la salud de las personas en China. Los lotes a menudo están contaminados con materiales peligrosos, como basura médica, poniendo en peligro a los trabajadores en las instalaciones de reciclaje.

Aproximadamente 8 millones de toneladas de desechos -la cantidad que China importó en 2016- ahora tendrán que procesarse en otro lugar. Esto podría significar que los residuos sean trasladados a países vecinos, pero las industrias de tratamiento menos desarrolladas podrían dar lugar a un sector creciente de reciclaje informal y a sus daños ambientales y sociales relacionados.

Por ahora, el Reino Unido y Estados Unidos han recurrido al vertido y la incineración para deshacerse de sus crecientes pilas de desechos plásticos, lo que significa que esos recursos no solo se están desperdiciando, sino que también están contaminando el aire y la tierra.

La decisión de China no debe significar que el “problema” se traslade a otros países o se entierre en vertederos. En cambio, este momento debe verse como el desencadenante para desarrollar prácticas sostenibles de gestión de desechos plásticos y aumentar las tasas de reciclaje en los países exportadores de desechos.

Las políticas industriales ecológicas les permiten a los gobiernos aprovechar esta oportunidad para reducir el desperdicio de plástico desde sus orígenes. Las regulaciones de residuos plásticos muestran cómo la política industrial verde puede tener un impacto directo en nuestras vidas diarias, pero es solo una pieza en un conjunto de políticas diferentes que pueden ayudar a transformar nuestras economías en impulsores de la sostenibilidad.

Mientras que la investigación en el campo de la política industrial verde es aún relativamente limitada, el ONU Medio Ambiente y la Alianza para la Acción hacia una Economía Verde (PAGE) están a la vanguardia en la entrega de datos, información teórica y el asesoramiento concreto a los responsables de elaborar las políticas, capacitándoles para líder la transformación en sus países.

El 22 de febrero, PAGE organiza un evento sobre políticas industriales ecológicas para un cambio transformador, en el que  se discutirán los vínculos entre la teoría y la práctica. En el evento se lanzará la trilogía de publicaciones de PAGE sobre política industrial verde: “Guía práctica para la política industrial verde estratégica”, “Política industrial verde: concepto, políticas, experiencias en los países” y “Política industrial y comercio verde: una caja de herramientas”.

Por Verena Balke, Recursos y Mercados, ONU Medio Ambiente.

 

Fuente: ONU Medio Ambiente.

Fotografía: NASA.

Un joven emprendedor británico gana el máximo galardón de ONU Medio Ambiente

El joven emprendedor e inventor británico Adam Dixon ha sido reconocido como uno de los Jóvenes Campeones de la Tierra de las Naciones Unidas por su tecnología de cultivo hidropónico, que posibilita el crecimiento de las plantas con diez veces menos tierra y agua que la horticultura convencional, anunció hoy ONU Medio Ambiente.

Dixon, de 25 años de edad, es uno de los seis jóvenes representantes de las seis regiones del mundo que han sido galardonados con el premio de ONU Medio Ambiente y Covestro, cuyo objetivo es distinguir y homenajear a jóvenes talentos de entre 18 y 30 años y brindar apoyo a sus ideas inspiradoras en favor de la protección y la restauración del medio ambiente.

La tecnología Phytoponics de Dixon permite que los cultivos alimentarios se desarrollen en agua, cubiertos por una película de polímero completamente reciclable, lo que mejora la eficiencia del riego y reduce la cantidad de tierra requerida para fines hortícolas. En tan solo un año, Dixon ha logrado que su empresa alcance un valor de US$ 2,6 millones y suministre alimentos al segundo mayor productor de ensaladas de Europa.

“Uno de los factores que ha impulsado mi trabajo es darme cuenta del alto grado de deforestación y pérdida de hábitats que se experimenta en todo el mundo como consecuencia de los esfuerzos por alimentar a la población creciente. Creo que es trágico que, como especie, hayamos tenido que utilizar la mitad del planeta para satisfacer nuestras propias necesidades”, afirmó Dixon. “Conseguir el reconocimiento y el apoyo del premio Jóvenes Campeones de la Tierra es un estímulo enorme para mí y me ayudará a alcanzar mi ideal de sostenibilidad y seguridad alimentaria”.

Lo que comenzó como interés por la jardinería mientras trabajaba con su madre en el jardín de su casa se convirtió en fascinación por el cultivo de vegetales y afán por la innovación. El Programa Mundial de Alimentos está probando ahora el producto de Dixon, rentable y de aplicación rápida, en campos de refugiados, a menudo ubicados en tierras áridas y no cultivables, con miras a apoyar el suministro de productos frescos para los miles de personas que viven en ellos.

El objetivo inmediato de Dixon es diseñar soluciones hidropónicas para invernaderos, donde se cultivan la mayor parte de los productos frescos que consumimos, así como crear explotaciones eficientes y productivas en las afueras de las ciudades que permitan el suministro local de la mayoría de las calorías que necesita la población de una ciudad. En última instancia, su idea es conseguir que de aquí a 2050 el mundo dedique únicamente 10% de la tierra al uso agrícola.

“Es un placer anunciar al primero de nuestros Jóvenes Campeones de la Tierra, que vienen con ideas como la mejora de los cultivos alimentarios en Kiribati o soluciones de moda sostenible en Canadá”, declaró Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente.

“El grado de innovación y ambición que caracteriza a los primeros ganadores resulta excepcional y demuestra que debemos continuar canalizando el apoyo a la generación más joven del mundo si queremos encontrar soluciones que permitan garantizar un futuro sostenible”.

Patrick Thomas, Director General de Covestro, señaló: “En Covestro, creemos que es muy importante dar a los jóvenes la oportunidad de realizar cambios positivos con efectos directos tanto para ellos mismos como para sus comunidades. El programa Jóvenes Campeones de la Tierra nos ha ayudado en este sentido, a través de una serie de ideas sorprendentes y excepcionalmente variadas que benefician al medio ambiente y al mundo en el que vivimos”.

“Nuestros empleados también se han implicado en el concurso y han actuado como mentores de los Jóvenes Campeones, lo que nos demuestra la importancia tanto personal como profesional que tiene para ellos garantizar un futuro sostenible. Con todo esto realmente estamos rompiendo moldes y continuaremos contribuyendo a la fantástica labor de ONU Medio Ambiente”.

Acerca de Jóvenes Campeones de la Tierra
En 2017, ONU Medio Ambiente, en colaboración con Covestro, presentó por primera vez el concurso Jóvenes Campeones de la Tierra. En paralelo al ya consolidado galardón Campeones de la Tierra, que rinde homenaje a destacados líderes ambientales procedentes del gobierno, la sociedad civil y el sector privado, este nuevo premio reconoce la importancia de impulsar el carácter innovador de la generación más joven del mundo para encontrar soluciones ambientales duraderas.

Los primeros seis Jóvenes Campeones, escogidos entre más de 600 candidatos, representan a todas las regiones del mundo (África, América del Norte, América Latina y el Caribe, Asia Occidental, Asia y el Pacífico y Europa). Se dará a conocer el nombre de los ganadores regionales a lo largo de noviembre.

¿Qué reciben los Jóvenes Campeones?

Cada galardonado recibirá lo siguiente:
•    Financiación inicial de US$ 15.000.
•    Asistencia a la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, que se celebrará en Nairobi en diciembre de 2017, y a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en Nueva York en septiembre de 2018.
•    Posibilidad de conocer a ministros de Medio Ambiente de todo el mundo asistentes a la cena de gala de los premios Campeones de la Tierra, que se celebrará en Nairobi en diciembre de 2017.
•    Publicidad y reconocimiento en Internet y en los medios de comunicación mundiales.
•    Acceso a mentores de alto nivel y capacitación personalizada en el ámbito de las comunicaciones, la planificación de proyectos y la gestión financiera, entre otros.
•    Participación en un curso de capacitación intensivo de una semana sobre emprendimiento que tendrá lugar en Europa durante el primer trimestre de 2018.
Fuente: ONU MEDIOAMBIENTE.

ONU Medio Ambiente lanza curso sobre seguridad ambiental y mantenimiento de la paz.

ONU Medio Ambiente se asoció con el Environmental Law Institute, el Earth Institute de la Universidad de Columbia, la Universidad de Duke y la Universidad de California en Irvine para desarrollar un nuevo curso masivo en línea sobre seguridad ambiental y mantenimiento de la paz.

Si quieres conocer más cursos y vacantes de empleo ambientales, síguenos en Facebook!

,

El curso, ofrecido en la plataforma de la Academia SDG, sintetiza en siete horas de videoconferencias dinámicas 100.000 páginas de materiales y 225 estudios de caso de más de 60 países en post-conflicto. La capacitación se basa en las experiencias y lecciones aprendidas de más de 1.000 expertos y 10 agencias de la ONU.

El curso abarca una gama de recursos naturales, desde extractivos hasta tierra y agua, así como una variedad de herramientas y enfoques que incluyen el conflicto y la sensibilidad de género, evaluaciones, meditación o planificación espacial. Se alienta a inscribirse a todos los miembros del personal de las Naciones Unidas que trabajan en paz y seguridad o en recursos naturales y medio ambiente.

Las inscripciones abren el 6 de noviembre.

Link: http://bit.ly/envt-peace

El curso de 10 semanas comienza el 1 de marzo de 2018 y culmina el 10 de mayo siguiente de 2018.

Fuente: ONU Medio Ambiente.

Día del Medio Ambiente: ¿Por qué el 5 de junio de cada año celebramos el Día del Medio Ambiente?

Para conocer la respuesta tenemos que remontarnos a la década de los setenta, más específicamente al 5 de junio del año 1972, ocasión en el cual se desarrolla en Estocolmo Suecia, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano.

En dicha oportunidad, representantes de 113 Estados Miembros de las Naciones Unidas, así como también otras organizaciones, debatieron diversos informes presentados sobre la materia, concluyendo en una declaración, conocida como la “Declaración de Estocolmo”, la cual se refiere a diversos aspectos ambientales.

“Hemos llegado a un momento en la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor cuidado a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia podemos causar daños inmensos e irreparrables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar. Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podemos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con las necesidades y aspiraciones del hombre…”

Extracto de la “Declaración de Estocolmo”.

Ese mismo año, la ONU crea su programa de medio ambiente, conocido como el PNUMA.

Fuente: Naciones Unidas. 

Fotografía: NASA.