Greenpeace denuncia que agua de buques salmoneros cargadas de marea roja están siendo vertidas en hábitat clave de las ballenas azules.

Quellón, Chile, 17 de febrero de 2018.-

Mientras los efectos de la marea roja se extienden por amplias zonas de Chiloé y el sur del país, la ONG ambientalista denunció los peligrosos efectos que las descargas de aguas de los barcos que transportan salmones pueden estar causando en una zona que resulta clave como hábitat de las ballenas azules en Chile.

En efecto, y de acuerdo con la resolución 475 de Sernapesca del día 8 de febrero, se aprobó que en una extensa zona ubicada en el centro del golfo del Corcovado, en la parte sur de Chiloé, se pueda realizar el recambio de aguas de los wellboats que transportan miles de salmones, muchos de ellos desde zonas afectadas por la marea roja.

“Estamos extremadamente preocupados por este permiso que se ha entregado a las empresas salmoneras, especialmente si toma en cuenta que la misma autoridad ha planteado que esos buques y sus extensos recorridos están contribuyendo a la expansión de la marea roja”, señaló Estefanía González, coordinadora de océanos de Greenpeace.

Desde Greenpeace advierten que la zona del golfo del Corcovado muestra en este último tiempo un altísimo tránsito de buques, buena parte de los cuales se están moviendo desde zonas seriamente afectadas por marea roja, por lo que existe el peligro de estar sobrecargando la zona con aguas contaminadas.

“Lo grave es que todo este movimiento de barcos y la opción que ahora tienen los buques salmoneros de vertir sus aguas es que se está haciendo, de manera insólita, en una zona clave para el hábitat de las ballenas azules, especie que está en peligro de extinción. El mensaje que se está entregando es impresentable: es mejor mantener a salvo los salmones de la industria que proteger el hábitat de una especie majestuosa que, además, está en peligro de extinción”, dijo Estefanía González.

Fuente: Greenpeace.
*Las opiniones expresadas corresponden a sus emisores, y no representan necesariamente la opinión de Diario Ambiental, o de sus editores.
Anuncios

Greenpeace se va con todo contra Sprite, y le pide reforestar 3 mil hectáreas de bosques nativos que proveedor de jugo de limón concentrado, habría desmontado al norte de Argentina.

Hace un mes Greenpeace le está preguntando a Sprite cuándo va a reforestar las 3 mil hectáreas de bosques nativos que La Moraleja S.A, su proveedor de jugo de limón concentrado, habría desmontado al norte de Argentina. “Sprite dice ser una empresa sostenible, por eso queremos saber cuándo va a reforestar las 3 mil hectáreas de bosque que su proveedor desmontó”, dijo Hernán Giardini, Coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Andino. Más de 85 mil personas ya firmaron la petición online para hacer el reclamo.

La acción de lanzamiento de la campaña para que la marca de gaseosa reforeste fue el pasado 8 de agosto en la pantalla publicitaria de la avenida 9 de Julio, calle central Buenos Aires, frente al icónico Obelisco. Activistas desplegaron un cartel con la pregunta “Sprite: ¿Cuándo vas a reforestar?”. Luego de la primera acción, la empresa madre, The Coca Cola Company, publicó un comunicado en el que desconoció que Greenpeace viene denunciando públicamente desde 2013 los desmontes de La Moraleja S.A. su proveedor de jugo de limón concentrado. Es insólito que digan que tienen un control exhaustivo sobre sus proveedores” dijo Hernán Giardini. “Con una búsqueda simple en internet, la empresa podía saber que La Moraleja había destruido bosques nativos. Tener una política de sustentabilidad y comprarle a empresas vinculadas con la deforestación, es incoherente”.

Dos semanas después y en la misma pantalla publicitaria, Greenpeace proyectó la frase “Sprite, ¿qué esperás? ¿Cuándo vas a reforestar?”, que fue elegida por el público a través de las redes sociales de la organización. También, el 29 de agosto, aprovechando la celebración del Día del Árbol en Argentina, Greenpeace volvió a preguntarle a la marca de gaseosa cuándo va a reforestar mediante una intervención artística en la que 80 personas desplegaron paraguas luminosos y formaron un signo de pregunta y un árbol para preguntarle a Sprite cuándo va a reforestar. El escenario fue Plaza San Martín, frente de la Torre de los Ingleses, en el centro porteño.

La organización ecologista reclama a Sprite que, en base a sus estándares de calidad ambiental, suspenda su relación comercial con el proveedor La Moraleja S.A.,  reforeste el predio desmontado ilegalmente y adopte una política de Deforestación Cero. El pedido incluye el compromiso de que sus proveedores no causen deforestación en ningún lugar del planeta; y que contribuyan a la restauración de los bosques que fueron afectados para el desarrollo de su compañía. “Sprite debe actuar para que esta misma situación no pase en otras partes del mundo y adoptar una Política de Deforestación Cero como parte de su responsabilidad ambiental. Las empresas que destruyen bosques  y los gobiernos que las autorizan deben hacerse cargo. Las cosas como son, sintetizó Giardini.

Fuente: Greenpeace.

Greenpeace con todo contra Netflix: acusa que sitio funciona a base de energías sucias.

Como casi toda industria hoy, no solo Netflix es medida por sus indicadores económicos o de calidad de contenidos, sino que también en relación a la huella de contaminación que su funcionamiento genera en el medio ambiente.

En ese contexto es que Greenpeace, ha puesto sus ojos en el popular sitio de streaming, emplazando a dicha compañía a usar fuentes de energía más limpias que las que actualmente utiliza.

Según informa su sitio web, de acuerdo a un estudio elaborado por Greenpeace, a  “diferencia de otras grandes plataformas de streaming como Apple, Facebook o Google, Netflix no proporciona información sobre el consumo de energía, emisiones de efecto invernadero, o el consumo de sus operaciones globales.”. Continúa el estudio:  “Netflix no ha adoptado ningún compromiso público con las energías renovables, aunque asegura que es importante que sus proveedores de centros de datos se comprometan a ser “100% verdes”, sin la preocupación evidente de si en realidad sus suministros de electricidad son renovables.”.

El Director en Chile de Greenpeace, Matías Asun, ha declarado que “Netflix cambió la manera en que vemos televisión y ahora tiene la chance de ser innovador y comprometerse con un futuro más verde. Lamentablemente, en contraste con sus valores modernos y al hecho de haberse transformado en una de las plataformas más queridas en el mundo y en Chile, Netflix sigue utilizando energías sucias como el carbón para alimentar sus servidores. No queremos que nuestras series y películas favoritas se manchen con algo tan sucio como el carbón”.

Más información acá.

Imagen por Matt Perreault.

Greenpeace denuncia que salmoneras buscan instalarse en reservas nacionales de la Patagonia chilena.

Este 08 de febrero Greenpeace ha iniciado una campaña a nivel global para la protección de los mares de la Patagonia chilena, haciendo hincapié en que la instalación de salmoneras en dicha región podría traer serios problemas para el medioambiente.

Según su sitio web “Greenpeace denuncia el avance que varias empresas salmoneras pretenden hacer ahora hacia la zona de la Patagonia. Y una compañía en particular: Cermaq, empresa noruega que pertenece al gigante económico japonés Mitsubishi Group y que es la segunda exportadora de salmones chilenos, con una producción anual de 41.556 toneladas.”.

En relación a dicha industria, sostiene que “casi el 100% de las solicitudes que ha presentado la compañía, de aprobarse, se ubicarían en zonas de reservas nacionales en Magallanes.”.

Si quieres conocer más información, pincha acá.